EL ESPARTO

EL ESPARTO.

 El esparto es una planta perteneciente a la familia de las gramíneas y a la tribu de la stipacea.
Las hojas de esta planta son largas, de hasta un metro, y anchas, de uno y medio a cuatro milímetros. Son tenaces y se hallan unidas a la atocha o raigón con una articulación que tienen en la base y que los esparteros llaman uña.
Las raices de las atochas son numerosas, delgadas y entrelazadas, por lo que sujetan bien la capa de tierra vegetal en los parajes donde crece.
El esparto se encuentra en toda clase de terrenos, tanto en los arenosos y poco profundos, como en los pedregosos, aunque requiere climas extremos, inviernos fríos y secos y veranos ardientes, encontrándose hasta a 1.000 metros de altitud.
En España su zona de reproducción es la mitad sur, sobre todo en las provincias de Albacete, Alicante, Almería, Múrcia, Granada y Jaén, siendo las más productivas Murcia y Almería.
En época romana se denominaba “spartum” y Strabón ya en el año 29 antes de Cristo decía refiriéndose a España que sus tierras de interior “unas producen esparto y las otras son buenas”, y para describir el sudeste peninsular lo denomina “Campus Spartarius”, los griegos lo denominaban “Spartarium Pedion”.
Pomponio Mela a mediados del siglo I después de Cristo, comenta sobre el esparto que en la Hispania Citerior se encuentra en una zona de la Cartaginense y sobre su uso que: “Los campesinos confeccionan con él sus lechos, sus fuegos, sus antorchas y sus calzados, los pastores hacen sus vestidos”… “Es Hispania pobre en parte, pero allí donde es fértil da en abundancia cereales, aceite, vino, caballos, metales de todo género, en lo cual va la Gália a la par, pero Hispania vence por el esparto de sus regiones desérticas”. 

Ordenanzas municipales sobre esparto (1558).
 “Ytem los dichos señores dixeron que por quanto de cogerse en esta ciudad el esparto fuera de sazon esta fecho yerba y la obra que se haze no es perfecta, conviene quel dicho esparto se coja en tiempo questa sazonado,  hordenaron y mandaron que de aqui adelante no se pueda coger el dicho esparto sy no fuere desde primero de mayo hasta en fi n de septiembre de cada un año porque entonces está sazonado, so pena de seyscientos maravedis e quel dicho esparto no lo pueda coger syno el vezino desta ciudad y no nyngund forastero”. 
(Archivo Municipal de Almería, leg. 921, p.63.)
Según su tratamiento o elaboración, hay cuatro clases de esparto y tres graduaciones (1ª, 2ª y 3ª) dentro de cada una de ellas: el curado o blanco, el oreado, el cocido y el común.
El esparto blanco se obtiene formando pequeños haces con el más largo y grueso y depositándolos sobre un terreno seco y firme para “solearlo” aprovechando los meses de julio y agosto en que el sol es más intenso:
“el hombre practica la operación, toma el manojo tal como lo ha dado el espartero, le quita el atador y lo tiende, abriendo completamente el manojo abriéndolo en abanico, para lo cual necesita ocupar cada manojo unos sesenta centímetros de terreno en sentido de latitud por una longitud igual a la del esparto”. Durante doce días ha de estar el esparto en este estado. En este día se vuelve con una varita y se deja solear otros ocho más, momento de su recogida ya perfectamente blanqueado.
Si en estos días de puesta al sol ha habido algunos con nieblas matinales, el esparto toma un color amarillento que lo hace más estimado. En caso de no haber nieblas, se suele humedecer artificialmente rociándolo con un poco de agua por las mañanas.
El esparto oreado se obtiene colocando los manojos en hiladas, la cabeza de uno sobre la cola del anterior y dejándolo al sol durante diez o doce días. Pasados éstos se recogen en haces de a diez manojos y están listos para la venta.
Para conseguir el esparto cocido o macerado se sumerge éste en agua, corriente o estancada, durante unos quince o veinte días dependiendo de la época del año. Con esto se consigue que la sustancia gomosa que une las fibras de las hojas se disuelva dándoles más flexibilidad y resistencia. Esta operación se llama enriado. Una vez macerado se saca del agua y se expone al sol hasta su secado antes de su utilización.
El esparto común se emplea tal como se recolecta y solo se tiene algunos días al sol para quitarle la humedad y que no se pudra cuando se almacene.
Para conseguir mayor flexibilidad y resistencia, una vez enriado y seco se machaca “colocando los manojos sobre una piedra o base dura y golpeándolos con una maza cilíndrica y pesada de hierro o madera dura”.Esta operación se ha llegado a mecanizar y se hace con batanes y máquinas de vapor y posteriormente se pasa por un rastrillo de hierro para su cardado. Con esto se consigue despojar a las fibras de la materia leñosa y solo queda una hilaza que habrá que hilar como el cáñamo, con tornos movidos a brazo o con motores hidráulicos.
deorgaz.es/articulo-esparto
Esta materia primase utiliza principalmente en la producción de cordelería, pero los agricultores fabrican con ella garbillos, esparteñas, cubiertas de colmenas, redes para la pesca, felpudos, cojines, aventadores, jaulas, horones, costales para la aceituna, cofines para el prensado de la aceituna y la uva, arreos de caballería, esportones y espuertas para la minería etc.
En el siglo XIX el trabajo en Almería estaba más o menos regulado o dominado por los Gremios, y uno de estos Gremios era el de los esparteros, gente que, utilizando el esparto como materia prima, producían cuerdas, cestos, maromas, redes etc.
Comenzó siendo un trabajo familiar, en el que el “maestro” y su familia y algunos aprendices eran suficientes para atender la demanda local, pero a finales de siglo la demanda aumentó y se comenzó a usar jornaleros y labradores y poco a poco se fue disolviendo el monopolio gremial.
Esta industria doméstica se vio perjudicada por la voracidad de los hornos de fundición de plomo a partir de 1820, enormes consumidores de los atochares más cercanos a los centros manufactureros.
El trabajo del esparto en esta época fue un apoyo importante para la población que en los momentos en que las faenas agrícolas se paraban encontraron otra forma de sostenerse y se comentaba: “como con la dicha tomiza se mantienen los pobres, desde la edad de cinco años para arriba que la saben hacer y ganan su alimento y que sin éste habría muchas criaturas ociosas y necesitadas”.
(http://www.deorgaz.es)
El esparto supuso una fuente de trabajo importantIsima en varios pueblos de la provincia y la ciudad, estimándose que un cuarto de la población subsistía gracias a la ayuda de esta industria. Benahadux fue uno de los pueblos “agraciados” con esta industria y aún se conserva, en el paraje de la Viña, una pequeña factoría de elaboración de esta planta.
Era tal la magnitud social de esta labor, que, como debido a las emanaciones que provocaba la maceración, la mayoría de los trabajadores contraían alguna enfermedad en los ojos, como el tracoma, a los almerienses se les llega a conocer con el apodo de “legañosos”.La mayor demanda hizo que los precios del esparto subieran revalorizando los terrenos en los que se criaba convirtiéndolos en productores de riqueza que ayudó a miles de braceros a compensar la bajísima producción agrícola.
Pero con la riqueza vinieron los problemas, y en algunos lugares gravísimos.
La mayoría de las tierras de un pueblo eran del común, o sea que no pertenecían a particulares sino a todo el pueblo y solo las podían aprovechar o disfrutar los vecinos de ese pueblo. Por lo general eran tierras que no servían para la agricultura y solo producían tomillo, romero y esparto que estos vecinos recolectaban libremente.
Pero con la subida de precios, algunos comerciantes extranjeros y algunos caciques de estos lugares intentaron, con métodos más o menos legales, hacerse con estas tierras y su producción con la argumentación de que “se había permitido el aprovechamiento del esparto a los vecinos pobres por el poco valor que tenía en tiempos anteriores”.
Con esto, llegaron a darse casos en que “braceros y vecinos de los pueblos se vieron despojados, perseguidos y encausados por ir a arrancar esparto donde siempre lo habían hecho”. Algunos se sublevaron ante estas injusticias y así jornaleros de Viator, dirigidos por un tal Antonio el Pintiño de Pechina, asaltaron el Marchal de Fuentes y tras herir al guarda, se llevaron gran cantidad de esparto. La Guardia Civil capturó a dieciocho tras un ligero tiroteo y algunos heridos.
Ya en el siglo XX otra industria utiliza esta materia prima, son las papeleras que elaboraban dicho papel a partir de pasta de celulosa extraída a su vez del esparto.
En Almería, el año 1966 comienza a funcionar Celulosa Almeriense que absorbe casi la totalidad de la producción de esparto, pero pronto comienza a traerlo de Argelia y Túnez, al ser este mucho más barato aunque de menor calidad, y esto agrava aún más la crisis que ya venía padeciendo este sector.
Hay algo que distinguió a la capital en estos años y fue el característico, o más bien repugnante olor a huevos podridos que envolvía a la ciudad en los días de viento de levante.
La fábrica Celulosa Almeriense se encontraba situada próxima a la estación de Almería, al sur de la actual Carretera de Sierra Alhamilla. Se dedicaba a la elaboración de pasta de papel a partir del esparto, que junto con la sosa cáustica y el cloro son las materias básicas para la elaboración de esta celulosa de esparto, cuya producción rondaba las 20.000 Tm. anuales en los mejores años de su existencia.                          

A.B.C. Madrid, 06 de Diciembre de 1.966
CELULOSA ALMERIENSE, S.L. INICIA SUS EXPORTACIONES DE PASTA.
Gran satisfacción para Celulosa Almeriense S. A. buena noticia para sus accionistas e importante beneficio para la economía nacional Celulosa Almeriense ha iniciado sus exportaciones de pasta de celulosa. El primer embarque de 366 toneladas de paste de celulosa blanqueada de esparto, se realizó el 21 de octubre, con destino al Reino unido (Escocia) Este primer envío fue destinado a la firma The Esparto Trading, Co. Ltd. de Edimburgo. El segundo embarque, de 277 toneladas, se ha efectuado el 24 del corriente mes con destino a la misma firma y corresponde a un pedido cursado después de haber recibido el primer envío, es decir, luego de confirmada la excepcional calidad de la pasta. Esta es una realidad ue viene a confirmar las esperanzas y las manifestaciones de un grupo de hombres que, con tenacidad e ilusión, viene dedicando sus esfuerzos y su patrimonio a una obra de interés nacional.                                                                                                                                                                        
 Esta industria entró en una crisis profunda a partir de 1975 debido al encarecimiento de los costes de producción y por el perfeccionamiento de la obtención de pasta de papel a partir de la madera. Declararon suspensión de pagos en 1979 y finalmente cerró en 1981.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s