CAPTACIONES DE AGUA EN BENAHADUX


  En una zona de escasez hídrica, con un clima extremadamente seco y unas precipitaciones más bien pobres, la búsqueda de agua para consumo humano y agrícola supone un alarde de inventiva y un gran esfuerzo común para llevar a cabo las obras necesarias para esta búsqueda y posterior transporte a las zonas interesadas.

   Todo vale, presas, acueductos, azudes, norias, pozos, balsas… El agua es captada desde un manantial o desde un río y por medio de acueductos, acequias, sifones etc. es conducida hasta la población para consumo humano o a los campos para su riego.

En Benahadux podemos hablar de dos grandes suministradores de este bien:

el río:                                                                                      desde el principio de los tiempos, de suministro intermitente y fechas inesperadas. 

Y la fuente:                                                                                      de época moderna, menor caudal, más estable pero dependiendo también de que haya buenas temporadas de lluvias.

 

Pero hay otros abastecedores que, aunque en menor cuantía, también suman y ayudan a paliar este déficit hídrico. Son pequeñas fuentes o quanats que en su mayoría están ya secos, pero que en su momento cumplieron con su trabajo de hacer más productivas estas tierras.

 

      

El río.

“En el año de 1.573, regábase BenaHaduz con una presa en el río de Alboloduy que llamaban la Colella y que venía por medio del lugar de Gádor y levantábase otra presa para regar el lugar que llamaban la Guatía, aprovechando el agua desde el miércoles de cada semana hasta el viernes de la siguiente”. “La mitad del agua que va por la parte de Gádor la toma Gádor lunes al alba hasta martes siguiente al alba, que la toma el pago que se dize Roaynyn, el qual tiene desde el alba, vísperas del mediodía, y de aquí la toma el pago que se dize Ocayda, dende el dicho martes a ora de vísperas hasta myercoles siguiente al alba, y de allí toma BenaHaduz dende miércoles al alba hasta viernes a mediodía, que la toma Guercal, y el dicho lugar de Guercal la tiene dende vyernes mediodía hasta el lunes siguiente, saliendo el luzero de la mañana que la corta el pago que dizen el Chuche, el qual tiene la corriente que le dura hasta que la corta Gádor”.

El Catastro de Ensenada en 1.752 nos dice sobre Benahadux:

12.- “A la duodécima pregunta dijeron: que siendo el número de tahullas las un mil quinientas que tienen… como por la ninguna seguridad de los riegos a causa de no haber en este Lugar Fuente Natural o Artificial para su beneficio; por que solo hay riego en el Invierno cuando trae agua el Río. Y en Verano cuando baja de los lugares de la Taha de Marchena, y si año de seca ninguna viene y entonces ni se siembra ni se coge cosa alguna… llegando a tanto la escasez de agua que aun para beber no la hay”.

El Diccionario de Pascual Madoz nos da cuenta de que en Benahadux en 1.846:

“Inmediata á la población se encuentra una pequeña alameda plantada de árboles, y no distante de la misma 4 fuentes, una en el río llamada del Chuche, la del marchal de Araóz, la de Pártala, que es de donde se surten los vecinos, y de la noria del común, todas de aguas buenas y saludables”.

 

 Las Ordenanzas de Riego de la Vega de Almería y los siete pueblos del río de 1.853, pero basadas en documentos de 1.502:

Ordenanzas de riego 1863 (pdf)    

Reglamento para el Sindicato de Riegos de Almería y siete pueblos de su Rio (pdf)    

La fuente:

Art. 60. – Benahadux.“La fuente de Benahadux se sitúa en el río, tiene de cimbra cubierta 1.194 varas con inclusión de los tres ramales en que acaba. Uno al oeste de 30 varas, otro al norte de 10 y otro al este de 30. Su cimbra descubierta es de 289 varas. Pertenece a los terratenientes. Su tanda es de 19 días, el pueblo se surte a su paso cuando tiene agua. (En 1.853 medía en total 1.902 varas de longitud -1.635 metros -. Actualmente llega al mismo pueblo de Gádor- 2.650 metros- y se ha subdividido en varios ramales. En 1.950 se amplió con un pozo de unos 15 metros de profundidad, abierto frente a la desembocadura de la rambla de Tabernas, al que se unió por una galería de unos trescientos metros )”.

Su cimbra cubierta sale a la luz en el cortijo de la Briceña, frente a San Miguel. A esta altura, en el río, tiene su “cola” la boquera de Benahadux y un poco más adelante, en el Mayorazgo, se unen boquera y fuente en un mismo cauce que tras regar la vega del municipio, desagua en la fuente de Huercal.

La Fuente de Benahadux  fue construida en el año 1765, a expensas de propietarios de tierras de la vega y del vecindario que contribuyó con su prestación personal. El recorrido desde la cabeza de la fuente hasta el partidor es el siguiente:

        A los 22,75 metros de profundidad se encuentra la cabeza de la prolongación de esta fuente y a 7 metros separado del muro del río, margen derecha del mismo a 620 metros del camino de Gádor a la Carretera de Motril a Murcia. A los 500 metros de este punto de origen y siguiendo una línea paralela al muro del río está la cabeza de la actual fuente separada de éste como la anterior a 7 metros señalado en el plano con la letra B a los 65 metros se interna en la vega de Gádor por la que sigue acercándose a los pozos de D. José Rodríguez y D. Fernando de la Cámara con el que se comunica con un caño de unos 15 metros avanzando por los naranjos hasta cruzar la Rambla de Herrerías a los 35 metros de su salida al río, a los 108 metros del pozo de Dª Jacoba Ayas y a unos 140 de la Carretera de Vilches a Almería.

Sigue por la vega, cruza el camino del Quemado muy cerca del pozo de Dª Juana García, cruza la Rambla del Jarbo entre el río y el puente del ferrocarril de Linares a Almería internándose en el pago del Duende donde existe un pozo de D. Gabriel Rubí situada en el ángulo que forme la margen derecha de la Rambla en su desembocadura al río, continúa esta fuente entre naranjos, parras, almendros en flor y rosales internándose en los montes de San Miguel para salir en el ángulo que forma la Carretera de Motril a Murcia y la vía de la línea de Andaluces en el paso a nivel de San Miguel.”

Art. 61. – El Chuche.“La fuente de el Chuche en Benahadux es pequeña, su apeo fue para dos huertas, según el catastro de 1.753. Los vecinos de Pechina toman agua para su abasto desde que ayudaron a su aumento”.

EL CANAL DE SAN INDALECIO

En 1.876 una iniciativa particular liderada por don Indalecio de Córdoba Escamez consigue crear la obra más importante, en cuanto a regadíos se refiere, de esta zona del bajo Andaráx. Se trata de la construcción del Canal de San Indalecio, que partiendo de la fuente de Benahadux, consigue poner en producción una enorme cantidad de tierras desde este pueblo hasta el barranco de la Joya, en la Alcazaba de Almería.

SOCIEDAD DE NUEVOS RIEGOS SAN INDALECIO

En la escritura de 8 de Mayo de 1876, otorgada en esta ciudad de Almería por Don Indalecio de Córdoba Escámez, fundador de dicha Sociedad ante el Notario Don José Rumí Fuentes, el Sr. Córdoba dice lo que sigue:

«Primero:
Que habiendo examinado con la mayor atención la inmensa porción de terreno inculto que se sitúa desde esta capital al pueblo de Benahadux… concibió la idea de llevarlo á cabo, ya acometiendo la prolongación de la fuente del expresado pueblo de Benahadux, previo convenio con sus dueños para aprovechar sus sobrantes, ya abriendo una nueva fuente, ó bien utilizando las aguas sobrantes del río Andaráx, cuando perdidas entran en el mar, practicando para su conducción á dichos terrenos incultos un canal de riego, que partiendo del molino llamado de San Miguel, vaya á terminar en el collado que llaman de los Toros de esta Ciudad, cerro de San Cristóbal.»

«Segundo:

Que este pensamiento que el que habla abrigaba en su mente por mucho tiempo, como un ideal, llegó un día en que quiso darle cuerpo, y para ello la comunicó á varios propietarios de los expresados terrenos, quienes acogieron la idea con bastante entusiasmo y le prometieron ayudar para conseguir tan útil y beneficioso pensamiento hasta verlo realizado, y encargaron al relacionante no omitiese trabajo, ni medio alguno lícito para conseguir tan bello pensamiento.».

«Tercero:

Que ha venido practicando en su virtud hace muchos años varias gestiones, con beneplácito de sus compañeros, y en fuerza de tanto afán cree llegado el caso de llevarlo á cabo, según las promesas y compromisos que tiene adquiridos de los dueños de la expresada fuente de Benahadux, quienes están preparados á elevar á escritura pública los referidos compromisos por medio de una comisión que al efecto eligieron en su último acuerdo».

Según las transcritas cláusulas de la escritura de 8 de Mayo de 1876, queda demostrado que la Sociedad de Nuevos Riegos San Indalecio, se fundó para convertir en tierras de regadío las cinco mil fanegas de terrenos incultos, que extendían sus secas y estériles llanuras á un lado y otro de la carretera general de Granada, desde el pueblo de Benahadux á esta Capital.

Según el convenio, los propietarios de la Fuente de Benahadux cedieron a la Sociedad San Indalecio el agua que excediera de los trescientos metros cúbicos por hora, que ellos se reservaron para el riego de la vega de Benahadux. A cambio de esta cesión, la empresa Nuevos Riegos San Indalecio, se obligó a la limpieza, reforma y prolongación de la galería subterránea de la fuente en una longitud mínima de trescientos metros lineales.

Don Miguel Rodríguez Góngora era el antiguo dueño de las tres horas de agua, de que es poseedora la empresa San Indalecio. Él se las vendió en 14 de Noviembre de 1880 á D. Manuel Orozco; y este señor se las cedió á la Sociedad en 5 de Marzo de 1881.

Dichas tres horas de la tanda de la fuente estaban apeadas á tierras de la vega, y tenían su parada para regar estas, señalada con el número 13.

El antiguo dueño de esas horas las desligó de las tierras, á las que estaban apeadas, reservándose estas, y cediendo aquellas. Desde aquel momento, las tres horas vendidas tomaron el carácter de libres, porque ya no tenían aplicación á tierra determinada; y desde entonces, las tres horas pertenecientes á San Indalecio, dejaron de tener parada apeada. La Sociedad ha usado de ellas en la forma prevenida en el artículo 98 de las Ordenanzas.

Desde el convenio celebrado entre la Sociedad San Indalecio y los propietarios de la fuente de Benahadux en virtud de la escritura de 3 de Agosto de 1876, las cosas quedaron establecidas de este modo:

La parte de agua cedida á la Sociedad de Nuevos Riegos San Indalecio la viene utilizando ésta para el riego de terrenos innovados, ó de reciente cultivo, sitos fuera del término de la vega de Benahadux, en la forma que ha tenido por conveniente, y sin sujeción á las Ordenanzas, puesto que la Empresa tiene su dirección y administración peculiares, y no está sometida al Sindicato.

La parte de agua, que se reservaron los propietarios de la fuente, que como se ha indicado, es de 300 metros cúbicos por hora, constituye y forma la tanda de la misma para el riego de la vega de Benahadux, y su uso y disfrute están regulados por las disposiciones de las Ordenanzas.

Según el convenio, los propietarios de la Fuente de Benahadux cedieron a la Sociedad San Indalecio el agua que excediera de los trescientos metros cúbicos por hora, que ellos se reservaron para el riego de la vega de Benahadux. A cambio de esta cesión, la empresa Nuevos Riegos San Indalecio, se obligó a la limpieza, reforma y prolongación de la galería subterránea de la fuente en una longitud mínima de trescientos metros lineales.
La parte de agua, que se reservaron los propietarios de la fuente, que como se ha indicado, es de 300 metros cúbicos por hora, constituye y forma la tanda de la misma para el riego de la vega de Benahadux, y su uso y disfrute están regulados por las disposiciones de las Ordenanzas.

La Sociedad estaba dividida en 720 horas de las que 420 se repartieron desde su fundación entre los terratenientes y personajes destacados de la burguesía almeriense de la época. Se trataba, ahora si, de un proyecto de extensión del regadío autóctono en el que destacaban como principales interesados los siguientes:Manuel Orozco Segura ——————-25 horas

Francisco Jover—————————–25 horas

Juan José del Olmo————————25 horas

José Duimovich Robi———————-25 horas

Hnos Fco. Campello———————–24 horas

La Junta Directiva que se constituye en el momento de la fundación de la sociedad se componía de:

Presidente——— Indalecio de Córdoba Escámez

Tesorero——–José Spenser

Contador——–Francisco Jover

Secretario——-Nicolás García Villaplana

Vocales———Manuel Orozco, Francisco Barroeta, Juan José del Olmo, Manuel Sevilla Jurado, Jerónimo Abad Sánchez, Maezo y Muro, Jacinto Egea, José Dumovich, y Antonio Campoy.

La Junta fue facultada para girar dividendos mensuales de 10 a 40 reales por hora para la Fuente y el Canal.

Reproducción parcial de una carta publicada por el Presidente de la Sociedad de Nuevos Riegos de San Indalecio, en un periódico de la época_ La Crónica Meridional_, en la que se hace hincapié en la viabilidad del proyecto, en el interés público de la obra y en la transformación que  representa para Almería, Huércal y Benahadux:

  “Aún cuando esta obra parezca ardua y difícil por su magnitud, estoy seguro de que, hasta los más tímidos, acudirán vistos los medios de realización que tiene esta empresa, a asociarse a ella, para ser uno de tantos, en donde a esta Capital y sus Campos lo que necesitan para bien, espansión, riego y beneficio de sus habitantes.Almería, Huercal y Benahaduz, enlazando y ensanchando sus Terrenos de Riego. Aumentarían su riqueza imponible para beneficio del Estado y la inversión, cuando menos de 2.000 braceros diarios, sostén de familias tan necesitadas en el día, serán las consecuencias de las fahenas que ha de producir una mejora tan importante. Y decoro el que suscribe de alentar a la Empresa, por los positivos beneficios, que ha de haber esta solución. Invita también a la Exma. Diputación Provincial para que se interese en ella como la ha verificado el Exmo. Ayuntamiento de esta ciudad fuese por los numerables beneficios que ha de reportar a nuevos Pueblos y más a la capital de la Provincia, contribuyendo de ese modo, con el prestigio de su elevada autoridad, a la realización de esta idea fecunda, y dejando así grabado un recuerdo de eterna gratitud en la memoria de sus conciudadanos. De asociarse y contribuir en la parte que le fuere conveniente y posible a dicha Exma. Diputación, resultaría que su apoyo unido al ya concedido por el Exmo. Ayuntamiento, darle grande impulso y fuerza moral a esta Empresa, y tan largo como fueran realizadas las obras de este Cauce General y Fuente, así como de la Vía Férrea, esta Ciudad agrandaría su recinto, multiplicándose su industria y su comercio, y sería tal vez una Perla del Mediterráneo. Con fe y constancia en esta Empresa no está lejano el día en que Almería esté ceñida de amenos jardines y estensos bosques, sus grandes alamedas desde este Puerto al pueblo de Benahaduz y `por su Carretera General de Granada y otros diferentes extramuros y centros de esta Capital. La abundancia de toda clase de frutales coronarían sus montes y balles, con vistas encantadoras, sus caminos de yerro cruzando a medias cumbres sus alturas, sus minas ricas y abundantes que le rinden tributo, hasta a media legua de la población sus cauces de riego dominando sus montes, fertilizando la tierra y purificando el aire. Sus fabricaciones de plomo y plata aumentándose en escala proporciona. La explotación de la plata nativa que se hace en esta Provincia en más porción y riqueza que en las conocidas en el mundo. Sus playas apacibles, su cielo alegre y sus habitantes honrados, laboriosos y pacíficos. Todo ello permite ver en lontananza días de ventura para esta Ciudad. Los Intereses que la Sociedad invierte en esta obra de utilidad no tan solo resultarán garantizados, sino que también debe centuplicarse con esceso. La aplicación de agua para la tierra es la primera riqueza conocida, los productos de ese manantial inagotable de riqueza no tienen fin. Y por todos estos motivos los accionistas siempre tienen amortizado el capital y utilidades de un modo estable y permanente. Y con el fin de que esta Memoria se estienda entre los socios de la misma, a quienes toca a posicionarla con el celo de su propio interés, remito a domicilio un ejemplar para cada uno de los Señores que la componen y que van relacionados con la participación que hasta hoy tienen representado en el Libro de Actas y Bajas de esta Empresa”.    

 

RECURSO DE ALZADA

Desde la fundación de la Sociedad de Nuevos Riegos San Indalecio, su trato con el Sindicato de Riegos fue algo conflictivo y fue subiendo de tono hasta que en 1.903 se inicia un litigio por el uso que la Sociedad Nuevos Riegos hacía de las tres horas de la Fuente de Benahadux que ésta poseía desde 1.881. Don Fernando Almansa y Arroyo, marqués de Cadmio, en nombre propio y representando a los propietario de la Fuente de Benahadux, (Careaga, Cumella, Heredia, Pérez de Perceval y otros) interpone un Recurso de Alzada ante el Exmo. Sr. Ministro de Fomento:

“contra el decreto de 21 de Enero del año actual (1.907) dictado por el Gobernador Civil Don Luis Fuentes, en el expediente promovido por la Sociedad Nuevos Riegos San Indalecio, sobre los derechos de uso y disfrute que corresponden, según las Ordenanzas, a las tres horas libres que dicha Sociedad posee en la tanda de la indicada fuente”

Este decreto, en su apartado segundo decía:

“Que en los meses desde el 16 de noviembre al 31 de enero, en que no hay tanda, puedan todos los partícipes de la fuente de Benahadux, y la Sociedad de Nuevos Riegos San Indalecio entre ellos, hacer uso de las aguas de dicha fuente, como y cuando a sus intereses convenga”. 

El Recurso de Alzada se apoyaba, según sus promotores, en que :

“Los derechos adquiridos por la Sociedad Nuevos Riegos San Indalecio en el contrato escriturario de 3 de agosto de 1876, no tiene relación ninguna con el asunto que se ventila en el expediente, y al fundarse en ellos el Gobernador para resolverlo a favor de la Sociedad reclamante, ha desnaturalizado la cuestión debatida, y ha levantado su decreto sobre una base falsa y errónea.”

EL ABASTECIMIENTO DE AGUA DE LA URCI ROMANA

Esta conducción de agua fue construida en el siglo I para abastecimiento de la ciudad romana de Urci, y al parecer por sus reparaciones y reformas estuvo varios siglos en funcionamiento.

Recogía sus aguas en el marchal de Araóz, de las fuentes de los Álamos y el Obispo, aún hoy en funcionamiento, y tras un accidentado y serpenteante recorrido, las depositaba en la ciudad de Urci, en el cerro del Paredón del Chuche en unos aljibes construidos para tal propósito y con capacidad para más de medio millón de litros.

El agua circula por los aproximadamente ocho kilómetros de su recorrido, solo con la fuerza de la gravedad, debido a un desnivel que va desde los 260 metros dealtitud de su nacimiento a los 140 metros en que se sitúan los aljibes.

Toda la targea, que tiene unas dimensiones de unos 20 centímetros de altura interior por 18 de ancho y unos muros de 15 centímetros de grosor, discurre a ras de suelo, bordeando los barrancos hasta su nacimiento para atravesarlos sin necesidad de alcantarillas, sifones o acueductos.

En todo este recorrido solo encontramos como obra de fábrica el acueducto que libraba el último obstáculo, una pequeña vaguada que ahora es atravesada por la vía férrea.

             RESTOS DEL                 ACUEDUCTO  EN URCI, EL CHUCHE                   

 Sin salirnos de Urci, tenemos en época árabe la Fuente del Chuche.

En 1.573: “El agua de la fuente de Chuches, se empleaba en el pago del Júpe para regar las huertas de avizes y de Luis Giral, y en los marjales de avizes y de Fernando Esase Vargas había otras dos fuentes que regaban dichos pagos”.

EL CAÑILLO DE ARAOZ                                                                                                                                                                   
“Este cañillo estaba situado en las afueras de Benahadux en dirección a Gádor, en el barrio que actualmente lleva su nombre y donde aún quedan visibles los restos de la fuente. Funcionó hasta los años sesenta, cuando aún quedaban muchas casas sin agua potable y era normal abastecerse de las fuentes y los pozos cercanos, sobre todo de buen agua para beber.

El agua del Cañillo era tan apreciada que a él acudían vecinos de toda la comarca formando largas colas con sus cántaros, en espera del preciado turno. Venían de Gádor, Rioja, Pechina, Huercal… incluso de Almería. La mayoría venia en burros aparejados con sus aguaderas y sus correspondientes cuatro cántaros.

Ante tanta demanda se hacía necesario poner orden en los turnos y garantizar el abastecimiento de los habitantes de Benahadux. Para ello el Ayuntamiento de la localidad nombró un encargado del Cañillo y autorizó un canon de una perra chica (cinco céntimos de peseta) por cada cántaro que llenaran los habitantes de los pueblos vecinos. Esta labor la desarrolló durante muchos años Rafael, el de la Partala, todos los días del año, desde la salida del sol hasta el atardecer.

Eran tiempos difíciles y hasta las perra chicas escaseaban. Por eso, al caer el sol, cuando Rafael acababa su larga jornada, la cola del cañillo aumentaba y hasta bien entrada la noche seguía el bullicio en la fuente. Incluso a media noche era corriente ver algún aguador haciendo acopio, o algún aprendiz de panadero cargando agua para la panadería de Benahadux. Y es que el agua del Cañillo tenía fama de hacer buen pan. Hubo un tiempo en que se le puso un candado al cañillo para evitar que se llevaran el agua sin control, y permitir así que el pequeño algibe de la fuente recuperase niveles, pero fue inútil, El candado aparecía roto”.

Este cañillo se abastecía de una de esas pequeñas fuentes, concretamente de una que tenía  su galería en el barranco del molino de Araoz, hoy destruida con los desmontes de las canteras y que afloraba a la altura de la fábrica de cemento. A su salida a la luz se convierte en una targea que discurre rambla abajo y a la altura de las naves de la antigua Ronixa gira hacia el sur. Corre paralela al muro del perímetro de estas naves (donde la han usado, rellenándola de cemento, para sujetar la valla metálica) y justo donde este acaba gira hacia la derecha en dirección oeste y serpenteando y cambiando de rumbo varias veces, llega a la parte alta del cerro del cementerio, al paraje de las “Paraticas Bajas”. En esta zona aparecen pequeños tramos de otras conducciones, pero al poco desaparecen y no se pueden documentar eficazmente.

Bordeando la parte derecha de la rambla

llega hasta una columna de alta tensión y aquí se bifurca, continuando la original hacia el sur, en dirección a la calera en la rambla de la Partala y un ramal de nueva construcción parte de este punto y en línea recta hacia el cementerio del pueblo. Este nuevo tramo está construido con cemento y ladrillo y en su mayor parte está cubierto.

 Poco antes de llegar a la altura del  cementerio la targea cambia el cemento por la arcilla, pues un tramo de unos cien metros está construido (o reconstruido) con atanores de barro de unos 90 centímetros de largo, algunos de los cuales aún se conservan en el lugar.

  A la altura del cementerio gira a la derecha y por medio de un pequeño puente libra el barranco y se encamina, rozando los tejados de las viviendas del barrio, hacia su destino final: el cañillo de Araoz.

 

Volviendo atrás, a la bifurcación, continuamos con la targea principal que nos lleva hasta la calera de la rambla de la Partala donde otra vez se divide: 

Una bordea la calera y se dirige rambla arriba hasta alcanzar dos pequeños puentes que la ponen casi a la altura del fondo de la rambla y vuelve a girar en dirección sur-sureste buscando Balsa Seca donde desagua por su parte oeste. 

Del otro ramal no hay trazas visibles, pero parece ser, según unos planos de su época, que bajaba directamente a la rambla, la atravesaba, posiblemente bajo tierra, y se dirigía a la balsa de los Pinos o Torrehoyo, donde volvía a dividirse, un ramal directo a la balsa y el otro continuaba en dirección sur hacia rambla Honda atravesándola por medio de un puente de aguas (el puente del Arco) que consta de dos canales paralelos, uno grande tipo acequia por el que se regaba la parte derecha de la rambla con el agua de la balsa de los Pinos y otro pequeño, construido sobre la pared derecha del primero, por donde circulaba el agua provinente de la misma fuente del cañillo de Araoz y que en este punto desaparece.

Esta captación y conducción, excepto el tramo del cañillo de araoz, pueden datar del año de 1.776, que es la fecha que se señala en los grafitis que aparecen en los muros de la Balsa de los Pinos y el puente del Arco, y que además nos indican que estas obras fueron construidas por el “Maestro Cano”.

La rambla de la Partala alberga, además de los tramos de esta conducción, varios quanats o galerías de captación de agua. El más conocido es el que llamamos “cañillo de los cazadores”, y que se encuentra en la parte alta de la rambla, a cien metros rambla arriba en el lugar que es atravesada, mediante un puente, por el camino del marchal de Araoz. En un principio esta fuente afloraba casi a la altura del camino, algo más abajo que su situación actual, pero la erosión de las laderas de la rambla dejaron al descubierto la galería a la vez que imposibilitaron su servicio al derrumbar parte de la targea que llevaba el agua a la balsa Esteban y a los cortijos de la Partala.

En fechas recientes y gracias a la preocupación de algunos vecinos del pueblo, consiguieron limpiar la galería y entubar un tramo hasta el pequeño caño que sigue funcionando y calmando la sed de quienes andan por esos lugares, e incluso hay quien sube en moto o en coche a por agua del “cañillo de los Cazadores”.                                                       

 En esta misma rambla aparecen restos de dos qanats o galerías, una a cada lado de la rambla, de las que aún se pueden observar las lumbreras de limpieza y que según su trazado parece que llegaban hasta la zona de Balsa Seca y los Pinos.

 

 

FUENTE DE LA CONSTANCIA 

Otra de estas pequeñas fuentes es la situada en el barranco de los Castillejos y que aparece en unos mapas de 1.910 como la Fuente de la Constancia

En época posterior a su construcción, se le unió un enlace desde el pozo de la Viña para aumentar su caudal y se le practicó un desagüe al Canal de San Indalecio aprovechando que en su recorrido lo cruzaba por encima.

EL RADICAL.

Ayer fuimos galantemente invitados por la Sociedad denominada La Constancia para ver y examinar detenidamente los trabajos de alumbramiento de las aguas que realiza con gran éxito desde hace unos ocho años, en el paraje La Viña del Mudo término de Benahadux .

Constituye hoy un verdadero negocio para dicha sociedad, la cantidad de agua que discurre por la galería construida en un kilómetro y pico. Los técnicos que en estos días visitaron los trabajos, calculan que son de 50 a 60 metros cúbicos de agua por hora, la descubierta antes de llegar los trabajos al sitio designado por el inteligente director de los mismos don José Lasso, pues, según este amable señor nos dijo, el trabajo principal se vio obligado a suspenderlo, no há muchos días, por la circunstancia de haber cortado un venero de agua de la cantidad consignada.

Actualmente diez y ocho hombres   se ocupan día y noche de limpiar de arena parte de la galería, y si como se espera ésto se consigue mañana, sin pérdida de momento, se proseguirán los trabajos de unos cincuenta metros más, o sean los que faltan para llegar al punto fijado.

A este propósito nos decía el señor Lasso:”puede usted asegurar que no ha de pasar mucho tiempo, sin que la Constancia consiga tener unos trescientos metros de agua por hora”.

-¿qué tiempo calcula Vd. puede tardar la sociedad en alcanzar esos 300 metros?- le interrogamos…

Si los trabajos continúan como hasta aquí y el caudal de aguas no disminuye, en agosto o septiembre podré contestar a Vd. con certeza-.

-Y el agua que discurre por la rambla o barranco ¿a donde va a parar?-

-Se la regalamos a d. (…aquí un nombre que no recordamos) para que hoy riegue su finca. Deseamos que se aprovechen y por eso desde mañana correrán nuestras aguas por el Cauce de San Indalecio para que los propietarios de la vega puedan disfrutarla gratuitamente, hasta tanto que la expresada Sociedad acepte o rechace las bases propuestas por la Constancia para la adquisición de las mismas.

Las bases a que se refiere el señor Lasso, redúcense, poco más o menos, a que las aguas de la Constancia circulen por el Cauce de San Indalecio, previo pago de una peseta por cada hora de agua, y que ésta sea aprovechada con preferencia por los propietarios de la Sociedad San Indalecio, previo pago de dicho canon y del precio que la Constancia establece, precio que resultará beneficioso y económico para los propietarios de San Indalecio, contando con lo enorme que les viene resultando hasta hoy pagar de 30 a 40 pesetas por hora de agua.

Si como es de esperar la Constancia aumenta el caudal de sus aguas, y siendo visto que éstas a más de saludables son de excelente aplicación para el cultivo por las sustancias mineralógicas que contienen, ya pueden decir todos los propietarios de fincas rústicas que domina el Cauce de San Indalecio y los de la vega de la capital, que tendrán aseguradas sus cosechas y pronto podrán competir nuestras huertas y parrales con la célebre y productiva vega valenciana.

Esperamos publicar en breve el resultado de los análisis de las aguas de la Constancia y exponer algunas consideraciones que nos sugiere la visita al terreno donde aquellas fueron descubiertas.

Algo pudiéramos decir de las labores que, utilizando la piedra de cantería transportada de esta capital, han de llevarse a cabo muy en breve en el interior de la galería, partiendo desde el pozo de más de treinta metros que sirve de entrada a aquella en la ocasión presente.

En dichos trabajos penetraron, más que por otra cosa, por mera curiosidad, el Secretario y Tesorero de la Constancia don Enrique Fernández Pérez y don Manuel Navas, respectivamente, cuyos señores expusieron lo que habían visto y observado, a sus compañeros de sociedad y expedición, don Pastor Puig, don Clemente Lorenzo, don José López del Pino, don José Lasso, don Carlos Torres, el redactor de nuestro estimado colega La Crónica Meridional don Emilio Berruezo y el del Radical don Cárlos Pérez Burillo.

Al regreso el socio don Clemente Lorenzo, hizo que los expedicionarios visitaran su finca, enclavada en término de Huercal, obsequiándoles con un refresco, acto que todos agradecimos.

Reciba la sociedad la Constancia nuestra cordial felicitación por el resultado de sus trabajos y por la importancia que han de reportar éstos el día de mañana a nuestra vega, a la vez que agradecemos en cuanto vale la deferencia que con la prensa ha tenido, al invitarnos a la expedición antedicha.

Para ayer tarde estaba citada la Junta Directiva de la sociedad Cauce de San Indalecio. El objeto no era otro que el de tratar de la proposición hecha por la Constancia”.

 LAS NORIAS

Otro elemento importante en el abastecimiento de agua fueron las norias, de las que la principal estaba situada cerca de la rotonda y que había otras en los Pinos, en el Calvario y en varios lugares del pueblo.

https://benazorin.wordpress.com/2009/01/01/biblioteca/

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a CAPTACIONES DE AGUA EN BENAHADUX

  1. rodolfo dijo:

    Hola, soy Rodolfo Caparrós. Me han pedido un artículo sobre abastecimiento de agua a la ciudad de Almería para una colección editorial de la Consejería de Medio Ambiente sobre Territorio, Agua y Ciudad. He visto un par de fotografías en tu entrada sobre Captaciones de Agua en Benahadux que me gustaría incluir en el artículo. Espero que no tengas inconveniente, y, en todo caso, necesitaría saber como hacer la cita sobre la autoría de las fotos. Son las de la acequia con la tablilla y la del partidor del Canal de San Indalecio. Enhorabuena por tu blog. Te agradecería una respuesta a mi mail eljoraique@gmail.com. Por si tienes curiosidad, mi blog es http://eljoraique.blogspot.com

    Saludos y gracias

  2. Ursula Schulz dijo:

    ¡Enhorabuena por este laborioso trabajo y muchas gracias por publicarlo!

  3. Andrés Sánchez Picón dijo:

    Una entrada muy interesante. Enhorabuena y gracias por el envío. Saludos. Andrés Sánchez Picón Catedrático de Historia e Instituciones Económicas Departamento de Economía y Empresa Universidad de Almería

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s